Skip links

8 claves para comer bien en verano

Cuando llega el calor apetece más salir y eso, normalmente, implica comer platos menos saludables o consumir alcohol. Pero… ¿se puede disfrutar del verano sin echar por tierra los esfuerzos de todo el año? ¡Pues sí! El verano es muy largo y los excesos no deben ser un hábito, sino una excepción.

A continuación te proponemos seis hábitos que son clave para poder superar el verano, disfrutando de los planes de terraceo pero sin dejar tu estilo de vida saludable de lado:

8 CLAVES PARA CUIDARTE ESTE VERANO

  1. Hidrátate

Cuando las temperaturas suben, es importante mantener los niveles de hidratación altos. Especialmente en niños y en ancianos es importante vigilar que se consuma la cantidad de agua necesaria al día, además de otros líquidos como zumos naturales o infusiones.

2. Consume verduras y hortalizas en abundancia

Lo recomendable es que consumas una gran variedad de verduras y hortalizas, tanto en la comida como en la cena. Puedes recurrir a platos como ensaladas, gazpacho andaluz o cremas frías de verduras. Estas combinaciones son ricas en agua, fibra, hidratos de carbono saludables, vitaminas, minerales y antioxidantes.

3. Toma 3 piezas de fruta al día.

Además de ayudar a la hidratación óptima de tu cuerpo, por su alto contenido en agua, también mantienen las defensas antioxidantes de tu organismo. Puedes hacerte macedonias de frutas variadas, ¡aprovecha las frutas de temporada como los melocotones, el melón o la sandía!

navidad saludable4. Dale color a tu dieta

Al combinar colores en tus platos, estarás obteniendo una mayor variedad de nutrientes como betacarotenos y diversos antioxidantes. Incluye en tu dieta zanahorias, calabaza, pimientos rojos o melón. También es importante consumir vegetales de hoja verde, como espinacas o acelgas.

5. Hidratos de carbono saludables

Para tener energía en tu día a día, es fundamental incluir cereales integrales como el pan integral o la pasta de trigo sarraceno. También puedes preparar avena con frutas y yogur o ensalada de arroz integral. Procura evitar todos aquellos productos que contengan harinas refinadas, puesto que tu cuerpo convertirá este tipo de hidratos en azúcares que acabarán almacenándose en forma de grasa.

6. ¿Legumbres en verano?

Si piensas que las legumbres solo son de plato de cuchara humeante… ¡para nada! Puedes comprar legumbres ya cocidas y tenerlas a mano para preparar una ensalada rápida. Hoy en día también es fácil encontrar pasta de legumbres en muchos supermercados, así que puedes sustituir la pasta de trigo por la de legumbres: tiene un aporte mayor de proteínas y es más saciante.

7. Pescadito junto al mar

Es recomendable consumir pescado entre dos y tres veces por semana. Para verano, puedes optar por pescados azules tradicionales como el bonito, la sardina o el boquerón, cocinados a la plancha o al horno para que sean saludables. Este tipo de pescados son fuente natural de ácidos grasos Omega 3, ricos en proteínas, fósforo y yodo.

8. Helados sí… ¡pero caseros!

No renuncies a los helados en verano, pero cámbialos por su versión más saludable. Puedes escoger yogur helado o preparar tus propios helados con base de plátano o banana.

helado de plátano

Y, por supuesto, sigue entrenando en verano (incluso si estás de vacaciones). Si quieres desconectar y te vas de viaje, opta por actividades al aire libre como senderismo, pádel surf o llévate una colchoneta y haz tus sesiones de PRAMA HOME allá donde estés.