Skip links

La obesidad reduce la efectividad de la vacuna contra el COVID-19

Como ya tratamos en artículos anteriores, la obesidad es uno de los principales factores de riesgo al contraer la enfermedad del coronavirus. Ahora, además, ciertos estudios revelan que la vacuna también puede ser menos efectiva en personas que padecen obesidad, hasta el punto en el que se está planteando la necesidad de que reciban una dosis mayor.

ESTUDIO REVELA QUE LA VACUNA PUEDE SER MENOS EFECTIVA EN PERSONAS CON OBESIDAD

Al menos una de las vacunas aprobadas para su uso contra el COVID-19 podría ser menos eficaz en personas obesas según un nuevo estudio.

La investigación muestra que los trabajadores sanitarios con un índice de masa corporal (IMC) superior a 30 (la definición estándar de obesidad) produjeron sólo la mitad de la cantidad de anticuerpos de la vacuna de Pfizer/BioNTech, en comparación con las personas no obesas.

Los resultados del estudio, titulado Obesity May Hamper SARS-CoV-2 vaccine immunogenicity, aún no han sido revisados por los expertos, pero podrían significar que las personas con obesidad podrían necesitar una inyección de refuerzo adicional para crear la protección necesaria contra el virus.

En su informe, un equipo de investigadores del Istituti Fisioterapici Ospitalieri de Roma (Italia) escribió: “Estos resultados implican que las mujeres, las personas delgadas y los jóvenes tienen una mayor capacidad para generar respuestas inmunitarias en comparación con los hombres, el sobrepeso y la población de más edad”.

“Aunque se necesitan más estudios, estos datos pueden tener importantes implicaciones para el desarrollo de estrategias de vacunación contra el COVID-19, especialmente en personas obesas”.

Los resultados se basaron en un estudio de 248 trabajadores sanitarios que habían recibido la segunda dosis de la vacuna de Pfizer/BioNTech.

“La eficacia de las vacunas contra la COVID-19 en personas con obesidad es una cuestión crítica”, señalaron los investigadores.

“Dado que la obesidad es un importante factor de riesgo de morbilidad y mortalidad para los pacientes con COVID-19, es obligatorio planificar un programa de vacunación eficaz en este subgrupo”.

LA OBESIDAD Y EL CORONAVIRUS

Definitivamente, el sobrepeso es un factor de riesgo y crucial en cuanto a la respuesta del cuerpo ante una infección por COVID-19.

“Las pruebas sugieren que las infecciones por SARS-CoV-2 son más graves y persisten durante unos cinco días más en las personas obesas que en las delgadas”.

“El estado constante de inflamación de bajo grado, presente en las personas con sobrepeso, puede debilitar algunas respuestas inmunitarias, incluidas las lanzadas por las células T, que pueden eliminar directamente las células infectadas”.

Puedes consultar el estudio completo aquí.