Skip links

Qué comer para no pecar en verano…

comida saludable

Si el verano es la típica época en la que salir forma parte de tu día a día, cenar por ahí se convierte en rutina y saltarte el entrenamiento deja de parecerte tan mal… este artículo te interesa.

Porque muchas veces lo vemos todo blanco o negro: o salgo de cañas o me quedo en casa viendo Netflix. Pero llevar un estilo de vida saludable es algo que se construye día a día y el verano no debería ser una estación loca, ni dejar de disfrutarlo por eso.

Como sabemos que superar los meses más calurosos del año sin saltarse los hábitos saludables es todo un reto, te hemos preparado unos cuantos consejitos para que puedas llegar a septiembre entrando en los pantalones.

comida sanaTrucos para sustituir algunas comidas por opciones más sanas…

  1. Si te apetece una cerveza, puedes optar por tomarla sin alcohol. Sabemos que no sabe igual, pero eso hará que tomes menos 😉
  2. De aperitivo junto a esa cervecita, prioriza unas olivas antes que unas patatas fritas. Otra opción maravillosa son los altramuces: tienen proteínas y son súper saludables.
  3. En general, puedes sustituir todas las bebidas gaseosas por agua con gas. Añade una rodaja de limón y, si estás en casa, puedes ponerle menta, fruta congelada… ¡Dale tu toque!
  4. Si el gas te sienta mal, prueba por tés fríos. Los puedes preparar en casa, los frutales quedan especialmente bien fresquitos y puedes guardarlos un par de días en la nevera.
  5. Si el tapeo es tu pasión, evita comer demasiada “fritanga”. Elige opciones más saludables como tomates trinchados con ventresca, ensaladas de todo tipo, parrillada de verduras o un platito de jamón ibérico.
  6. Si vas a comer y te ofrecen postre… ¡pide fruta de temporada! En serio, si hay una temporada en la que gozarse la fruta, ¡es el verano! Y la sandía prácticamente no tiene calorías, ¿qué más se puede pedir?
  7. Los helados, mejor en tarrina, que al menos te ahorras las calorías y azúcares del cucurucho. Pero lo mejor es prepararlos caseros con base de fruta o yogur, así estarás nutriéndote mientras te refrescas.
  8. ¿Tienes una barbacoa? Pues puedes ir y comer sano. Sí, evita los embutidos y todos los acompañantes insanos que estén rondando por ahí. Unas chuletas con ensalada son una opción bien nutritiva sin renunciar a esos ratitos tan buenos.
  9. Si eres más de pescado, di adiós al “pescaíto” frito o rebozado. Pide o prepara todo a la plancha, es mucho más saludable y te sentará mejor en el estómago.
  10. Aprovecha que hace calor para consumir muchas frutas y verduras crudas: así te saciarás antes y evitarás caer en las tentaciones de otros alimentos menos saludables.

Renunciar no es una buena opción, porque al final te hartarás y te pasarás al lado oscuro.

Así que a veces es mejor quedarse un poquito a la sombra, buscar opciones saludables para aquello que te apetece hacer y explicar a tus amigos que no “estás a dieta”: tú comes sano, siempre.

¡Vamos a por el verano!

comida saludable