Skip links

Recetas ligeras y saludables para este verano

Empieza el calor y te apetecen platos más fresquitos pero llenos de sabor. Aunque muchas de las recetas de verano son ricas en vegetales, no siempre son todo lo saludables o ligeras que deberían. Por eso, te proponemos versiones bajas en calorías de algunas recetas tradicionales para que este verano puedas comer rico sin remordimientos.

Recuerda que las verduras son bajas en calorías por sí mismas, pero normalmente las cocinamos de formas poco saludables. Por eso, escoge siempre métodos de cocción que no añadan demasiado aceite: a la plancha, al horno, crudas o al vapor. Aprovecha el calor para priorizar ensaladas y consume las verduras en crudo: te saciarán más y mantienen todas sus propiedades.

6 recetas bajas en calorías para verano

Gazpacho de manzana (vegano)

Una versión más ligera del tradicional gazpacho andaluz es esta versión con manzana. Anota los ingredientes:

Receta para 4 personas

  • Tomate pera 700 g
  • Pimiento verde italiano pequeño, 1
  • Pepino pequeño, 1
  • Aceite de oliva virgen extra al gusto
  • Vinagre de manzana al gusto
  • Sal
  • Manzana tipo Fuji o Pink Lady, 2
  • Pan duro 60 g
  • Agua al gusto

¡Todo a la batidora y a disfrutarlo bien fresquito!

gazpacho andaluz

Ensalada de pescado y arroz

Sabemos que nunca podrá sustituir a una buena paella, pero tiene muchas menos calorías y es perfecta para cualquier día de verano. Además, te la puedes llevar a cualquier parte: a la oficina, a la playa o dejarla en la nevera para un día ajetreado.

Ingredientes para 2 personas:

  • 150 g de arroz largo tipo basmati
  • 1 lata de mejillones en escabeche o al natural
  • 1 lata de berberechos al natural
  • 4-5 anchoas
  • 140 g de maíz cocido natural
  • 1 zanahoria grande
  • 1 guindilla o chile fresco
  • 100 g de gambas o langostinos cocidos
  • 2 cucharadas de AOVE
  • 1 cucharadita de vinagre
  • 1/2 limón
  • eneldo o perejil
  • pimienta negra y sal

¡Y a disfrutar de una buena ensalada marinera!

Habas frescas salteadas con brócoli (vegano)

La versión ligera y saludable de las tradicionales habas con jamón. En esta versión, sustituimos la carne por almendras. ¿Te animas a probarla?

Ingredientes para 2 personas:

  • Habas frescas kg
  • Brócoli pequeño 1
  • Dientes de ajo 1
  • Limón 1
  • Vino blanco 15 ml
  • Almendras
  • Tomillo
  • Pimienta negra
  • Sal
  • AOVE

¡Una cena perfecta para cualquier noche de verano!

Salmorejo de aguacate (vegano)

Uno de los principales problemas del salmorejo tradicional es la gran cantidad de pan blanco (hidratos de carbono simples) que contiene. Esta versión sustituye en pan por aguacate, añadiendo grasa saludable a tu dieta. Además, es apto para celíacos porque no contiene gluten.

Para 2 personas
  • Habas frescas kg
  • Brócoli pequeño1
  • Dientes de ajo1
  • Limón1
  • Vino blanco 15 ml
  • Almendras
  • Tomillo
  • Pimienta negra
  • Sal
  • Aceite de oliva virgen extra

Eso sí, no esperes un salmorejo rojo porque este te va a salir verde que te quiero verde.

salmorejo aguacate

Helado de plátano (vegano)

¿Sabías que los plátanos congelados son el ingrediente básico para un helado delicioso? Puedes tener plátanos troceados en el congelador y prepararte un helado en cualquier momento. Aunque está buenísimo solo con plátano, puedes customizarlo con tus sabores favoritos, como por ejemplo:

  • Chocolate puro en polvo
  • Arándanos o fresas congelados
  • Mantequilla de cacahuete
  • Mango o papaya para darle un toque tropical

helado de plátano

Mousse de fresas y queso fresco

Otra receta riquísima y saludable para postres o meriendas es esta mousse de fresas y queso batido desgrasado que te quitará los antojos de algo dulce… ¡pero con todos los nutrientes! Esta versión de la mousse de fresa es fácil de preparar y muy saludable.

Receta para 6 personas:

  • Fresa o fresón pesadas sin rabito 500 g
  • Queso fresco batido desnatado 500 g
  • Esencia de vainilla ml
  • Agar agar (equivalente a 9 hojas de gelatina) g

mousse de fresa

Este verano no tienes excusa para disfrutar de comer… ¡sin remordimientos!